Escuchar para conectar

Merjorar la comunicación familiar

La comunicación en la familia tiene una función más importante que la pura información; es un puente de doble vía que conecta los sentimientos entre padres e hijos. Además, es la base para ayudar a niños y adolescentes a desarrollar una autoestima fuerte, una personalidad saludable y unas buenas relaciones sociales.

Lo mejor que pueden hacer los padres para mantener una buena comunicación con sus hijos y conseguir que disfruten de hablar con ellos, es transmitirles que se los acepta como son y mostrar apoyo e interés por sus cosas, por su “mundo”. Sin embargo, no es suficiente con que los padres sientan aceptación por sus hijos, tienen que saber demostrarla para que los niños la perciban. Para ello es imprescindible aprender maneras constructivas de escuchar y de hablar con los hijos; es decir adquirir habilidades de comunicación positiva.

Lo primero que un padre debe hacer para mejorar la comunicación con sus hijos es escucharlos. Esto que parece tan simple, no siempre lo es: las personas nos comunicamos con los demás fundamentalmente por medio de lo que decimos (las palabras que empleamos) y por cómo lo decimos (los gestos, la entonación, la mirada, etc). Normalmente, estos dos tipos de comunicación (verbal y no verbal) están presentes a la vez, complementándose la una a la otra; pero también hay ocasiones en las que ambos mensajes pueden contradecirse. 

Así, es frecuente que los padres, a pesar de tener una intención de escucha y conexión, presten más atención a lo que ellos quieren transmitir y no tanto a lo que sus hijos dicen; dividan su atención con otras cosas mientras el niño les habla (celular, computadora, tarea doméstica…); interrumpan al hijo con sus propias preocupaciones o críticas; invaliden sus emociones u opiniones; etc.

La escucha activa es la capacidad de poder comprender lo que otra persona está diciendo pero de modo empático, asertivo y correcto. Es una habilidad que desarrolla la capacidad de empatía hacia los demás; esto significa que invita a ponerse en el lugar del otro cuando habla, y no sólo oír lo que se dice sino, y lo más importante, imaginar cómo se siente la otra persona y los motivos o necesidades que le inducen a decir lo que dice. 

Una habilidad importante que los padres deben dominar, entonces, es esta “escucha activa”. Cuando los papás escuchan activamente, envían a sus hijos el mensaje de que ellos son lo suficientemente importantes como para tener toda su atención. Muchos problemas se pueden resolver, y aun prevenir cuando los padres se toman el tiempo para utilizar esta técnica de comunicación positiva. Es una estrategia sencilla cuya práctica requiere de un esfuerzo y un entrenamiento diario, que el terapeuta / orientador deberá guiar para que surja de forma espontánea y se adquiera el hábito de emplearla en la crianza. 

En nuestro instructivo “PARA ESCUCHARTE MEJOR…” los padres pueden contar con un soporte visual claro, sencillo y ameno acerca de las características de esta técnica (paso a paso) y de la mala escucha; incluyendo un modelo de registro parental. 

Material para descargar

para escucharte mejor
REGISTRO parental

También te pueda interesar

Newsletter

Trabajamos continuamente para enriquecer los contenidos de nuestro sitio, ¡suscribite! y recibí toda la info en tu e-mail.

¿Ya conocés nuestros productos?

Autopista al buen humor

Ver más

¡Ay!¡Me equivoqué!

Ver más

¡¡UPS!!No hay Wi-Fi

Ver más

En tu lugar

Ver más
2020-02-13T01:16:20+00:00
Ir a Arriba